Deja de robotizarte 🤖

publishedabout 1 month ago
3 min read

— ¿Cuándo haces vacaciones? —me preguntó un amigo.

— Cuando eres padre, no tienes vacaciones —respondí.

— Bueno, hombre, me refiero a vacaciones del trabajo —aclaró.

— Cuando eres autónomo, no tienes vacaciones.

🙂

Ayer fue el último día de cole para mis hijos. Los llevé a la escuela por la mañana y hubo algunas despedidas emotivas con maestras y con algunas familias que cambiarán de centro.

Pusieron música, hubo algún detalle para las maestras y también hubo abrazos y lágrimas.

Yo notaba como me subía la emoción por dentro pero me reprimí para no llorar en público.

Sé que esta cultura de que los hombres no debemos mostrar emociones es absurda, pero ayer me influyó. Luego pensé que había sido una tontería reprimirme. Cuando volví a casa, estaba un poco triste y con esa sensación rara de no haberlo sacado afuera. En casa quería llorar para desahogarme, pero entonces no me salía.

Algo parecido le pasa a mucha gente cuando tiene que comunicar o enseñar. De repente, inhibe muchas emociones y partes de su personalidad para aparentar profesionalidad y rigor. Lo curioso es que casi nunca da buenos resultados porque sin emoción ni entusiasmo no conectamos con los demás.

Y también me refiero a formas de evocar emociones ajenas con STORYTELLING, HUMOR, PARTICIPACIÓN, METÁFORAS...

“Divertido no es lo contrario de serio. Divertido es lo contrario de aburrido, y de nada más”.
― Gilbert Keith Chesterton

Usar el humor es una gran forma de generar emoción. Y el humor no está reñido ni con la profesionalidad ni con el rigor.

La forma más fácil de añadir humor al comunicar es CITAR RECURSOS DIVERTIDOS de otras personas: una cita divertida, un meme gracioso, un vídeo que arranca una sonrisa... No hay excusa. Solo hay que buscar algo relevante. Si tuviera que hablar sobre la importancia del ejercicio físico, podría usar esta cita:

“Mi abuela empezó a caminar 8 Km al día a los 60 años. Hoy tiene 97 y no sabemos dónde demonios está” .
― Ellen DeGeneres

Otra forma fácil de divertir es usar el HUMOR DE OBSERVACIÓN: comentar situaciones que tu audiencia reconoce porque las ha vivido. Normalmente funciona cuando nadie ha hecho esa observación antes, o al menos no del modo en que lo cuentas. La mayoría de nosotros hemos rozado una moneda contra la máquina de vending cuando nos la devolvía. El primer cómico que comentó este hecho y lo absurdo que resulta, hizo reír. Una vez ya te lo han contado, no hace gracia.

Por ejemplo, con la reciente subida en la factura de la luz, es posible que más gente haya vivido una situación parecida a la que viví hace dos semanas:

twitter profile avatar
Carles Caño
@presentastico
June 8th 2021
0
Retweets
8
Likes

La idea es comentar situaciones relevantes con tu tema y que tu audiencia reconozca.

Da lo mismo cómo estés ahora mismo en cuanto a generar emoción cuando comunicas o enseñas. Lo importante es que TOMES CONSCIENCIA de lo vital que es hacerlo y que des un paso, por pequeño que sea, para hacerlo más de lo que lo haces ahora.

Yo mismo me he ido soltando el pelo a la hora de usar el humor en ámbitos como charlas, formaciones, vídeos formativos, redes sociales... Antes era más seriote en muchos de estos contextos.

¡Y aún soy serio en otros sitios!

Hace poco leí un libro que me gustó mucho y me hizo reflexionar sobre esto: siempre podemos añadir más humor a lo que hacemos, sea el ámbito que sea:

Divertirse trabajando. El ingrediente secreto de las grandes empresas de Sergio de la Calle.

Quizá usas el humor en privado, pero no al comunicar.

Quizá usas el humor en charlas, pero no en redes sociales.

Quizá usas el humor en redes sociales, pero no en tu web.

Y así, podríamos estar un buen rato 🙂

Lo importante es tener la intención de divertir y hacerlo según nuestra personalidad. No con la intención de hacerse el gracioso, sino de reírnos de nosotros mismos y poner encima de la mesa las contradicciones continuas que tenemos los seres humanos.

Hablando de humor, escucha el último episodio de Presentástico en el que cuento cómo la cagué por culpa de un chascarrillo y cómo Teresa Giménez, profesora y formadora, sacó partido a un chascarrillo para usar una metáfora en su presentación:

Humor en presentaciones: dos casos prácticos

Cuando comuniques o enseñes, no hagas como yo hice ayer y da rienda a la emoción.

Que la emoción te acompañe,

Carles Caño.

PD: Si te ha gustado este mensaje y crees que puede ser útil a alguien que conoces, reenvíaselo, por favor 🙏🏻

PD2: Si has recibido este mensaje de alguien conocido y te ha gustado, puedes suscribirte a esta lista de correo aquí.


I respect your privacy. Unsubscribe at any time