Créeme, es por tu bien 😂

publishedabout 2 months ago
6 min read

¿Qué le dice el Firefox al Chrome?

— ¡Que te den Mozilla!

​

Malo, ¿verdad? Pues era de lo mejor que me había inventado en cierta época.

Durante un tiempo mi mujer y yo dormimos fatal. Tuvimos una hija que se despertaba varias veces cada noche. Cuando empezó a dormir bien, tuvimos un hijo que también se despertaba a menudo. Había noches en las que mi mujer y yo no nos atrevíamos a ir a dormir... Teníamos miedo de unos monstruos que no estaban debajo de la cama, sino encima de ella 😜.

La falta de sueño tiene varios inconvenientes. Por ejemplo, tienes menos autocontrol. En esa época gané unos kilitos porque comía peor y picaba entre horas. Y mis alumnos sufrían mis chistes de la casa y mis juegos de palabra infumables.

Pero eso no era lo peor. De vez en cuando sufría unos ataques de ira que no recordaba haber tenido antes. Por suerte, después de cuatro años, volvió la normalidad la mayoría de las noches (cuando no estaban enfermos 🤮).

En esa época no practicaba la meditación y sospecho que me hubiera venido bien. No me habría solucionado todos mis problemas, pero quizá lo hubiera llevado algo mejor.

Cuando el río suena...

Sé que las personas que meditamos a veces somos un poco plastas. Yo intento moderarme, pero hay veces en las que no puedo contenerme. Hoy quiero hablarte de cómo practicar meditación puede ayudarte en varios ámbitos de tu vida.

Me interesé por la meditación hace cinco años cuando vi que muchas personas exitosas la practicaban. Me entró curiosidad y lo probé. Al principio estaba uno o dos minutos concentrando mi atención en mi respiración. Con el tiempo, fui aumentando la duración. Durante dos o tres años fui muy irregular. Conseguí meditar más rato (entre 5 y 10 minutos), pero no era constante y en la meditación hay que ser constante para notar los beneficios.

En 2018 fui mucho más regular. Anotaba en una libreta cada día que meditaba y mi objetivo era no romper la cadena. Establecí un récord de 42 días seguidos meditando. En 2019 usé una app de seguimiento de hábitos y desde entonces he meditado el 90% de los días.

Beneficios que he notado al meditar a diario

Esto que compartiré no es científico. A pesar de que hay estudios que hablan de varios beneficios de la meditación, yo te cuento LO QUE CREO que me ha aportado a mí, de forma subjetiva y no muy rigurosa.

  1. Más calma mental. Mi torrente de pensamientos sigue presente, pero su caudal es menor. Ya no tengo la mente neurótica de Woody Allen 😜
  2. Más conciencia. Me doy cuenta antes de pensamientos negativos o de juicios de valor que hago. A menudo puedo neutralizarlos. También me fijo más en mi entorno prestando atención a sonidos, personas, plantas o animales.
  3. Más creatividad e intuición. Intentar no pensar en nada a diario da espacio para que afloren ideas del subconsciente. Ojo, es muy difícil no pensar en nada, pero aunque te distraigas hay un espacio de calma mucho mayor que cuando hay un torrente de pensamientos o acciones. No soy el único que piensa así, el cineasta David Lynch lo afirma en su libro Atrapa el pez dorado. Meditacion, conciencia y creatividad.
  4. Más relajación. Después de meditar unos minutos, la sensación de bienestar y relax es muy grande. Va genial como pequeños resets durante el día a día 👉🏻🔘
  5. Menos ego. Eliminar el ego es imposible, pero puedes reducir su tamaño haciéndole menos caso. A pesar de que aún me irrito, ahora me afectan menos ciertas cosas (no me pongo agresivo al conducir o le doy menos importancia a una crítica con mala fe).

Lo dejo aquí porque tampoco quiero que pienses que ahora soy un monje budista con un autocontrol enorme. Qué va. También me cabreo, me afectan negativamente ciertos comportamientos o me preocupo de cosas, pero en general con menor intensidad y frecuencia.

Consejos para adquirir el hábito de meditar cada día

  1. Empieza pequeño. Busca la duración que te permite repetir el día siguiente. Si cinco minutos son demasiado, prueba con tres, o con dos. El objetivo es repetir mañana. Para eso tienes que dosificarte, sobre todo al principio.
  2. Hazlo fácil y gratificante. No tienes porqué sentarte en la posición de loto, ni comprar incienso o tener un pequeño buda. Con estar sentado con la espalda recta y los ojos cerrados es suficiente. Hay varios tipos de meditación, empieza por la que te resulte más fácil. Algunas opciones son: contar internamente cada inspiración, notar las partes del cuerpo desde la punta de los pies hasta la coronilla, concentrarte en la respiración, notar las sensaciones de tu cuerpo, escuchar una meditación guiada... Hay vídeos y apps de meditación que puedes probar.
  3. Ancla el hábito a un espacio y tiempo concretos ⚓. Logré ser muy regular cuando anclé mi hábito de meditar por las mañanas. Después de despertarme, me incorporo, me quedo sentado en el borde de la cama y medito unos minutos. Así he logrado un récord de 141 días seguidos meditando. Suelo romper la racha el día que no medito justo al levantarme.
  4. Si no puedes anclar el hábito, aplica una política A.S.M. Las personas tendemos a polarizar: si no he meditado por la mañana, ya no medito. Tampoco es eso. Aplica una política A.S.M. (A Salto de Mata), es decir, cuando puedas. Mejor meditar un rato por la tarde o por la noche que no meditar.
  5. Haz un seguimiento del hábito de meditar. Ya sea con un calendario impreso, una libreta o una app de seguimiento de hábitos. Marca el hábito justo después de meditar para darte una pequeña recompensa y reforzar el hábito. Y celébralo (hazte un "choca esos cinco" contigo mismo 🤚🏻 o haz un bailecito 🕺🏻💃🏻).
  6. Aplica una política de NUNCA CERO. Machaca el puto perfeccionismo y medita cada día aunque sea un minuto. Si no has meditado durante el día, antes de acostarte puedes sentarte en el borde de la cama y meditar uno o dos minutos. Ponte recordatorios en el móvil para que no se te olvide (las apps de seguimiento de hábitos suelen tener esta opción). Si algún día no meditas, no te machaques. Procura no fallar dos días seguidos. Y si ocurre, tampoco abandones. Siempre que caigas, vuelve a levantarte, aunque pase un tiempo.
  7. Hazlo social. Busca una o más personas con las que rendir cuentas. Si meditan, mejor, pero no es necesario que lo hagan. Simplemente que compartas tus progresos y que te pregunten cómo te va cuando crean que no eres constante.

Meditar: un hábito ESENCIAL

Un hábito esencial es terreno fértil para otros hábitos. Si tengo menos preocupaciones, puedo ser más creativo. Si reduzco mi ego, puedo tener menos conflictos y fomentar mejores relaciones. Si tengo más conciencia puedo tomar mejores decisiones...

Cada persona tiene que elegir sus HÁBITOS ESENCIALES en función de sus intereses y propósitos. En mi caso, elegí estos:

  • Comedia: consumir comedia, aprender algo de comedia, capturar el humor o crear algo con humor.
  • Alimentación sana: procurar comer de forma sana disfrutando de lo que como (con algún exceso de vez en cuando 😉).
  • Meditar: fomentar este hábito para calmar mi mente.
  • Escribir en un diario, en una lista de correo, en las redes sociales o escribir un libro.
  • Leer ensayos para aprender y leer ficción para dejarme llevar y aprender sobre nosotros mismos.
  • Idear: pensar y apuntar ideas, por tontas o locas que parezcan. La calidad sale de la cantidad.
  • Accionar: implementar cosas que aprendo e ideas que se me ocurren.
  • Sport: hacer ejercicio físico con regularidad y actividad física a diario (siempre que pueda).

Si te fijas, forman el acrónimo de CAMELIAS.

A veces tengo conversaciones conmigo mismo:

— Pensamientos míos, si no consigo mis CAMELIAS es porque me CAMELÁIS y en vez de florecer voy hacia atrás y vuelvo a ser un capullo.

(como ves, aunque ahora duermo bien sigo haciendo chistes malísimos 😅)

​

Si quieres aprender más sobre meditación, escucha alguno de estos episodios de Presentástico:

​Biografía del silencio, con Pablo d’Ors (una entrevista con reflexiones muy buenas que hizo el invitado).

​

​Entrena tu mente, desarrollo personal para reducir la ansiedad y ser más productivo (versión audio).

​Entrena tu mente, desarrollo personal para reducir la ansiedad y ser más productivo (versión vídeo en YouTube).

​

Al final tendrán razón: los que meditamos somos unos plastas 😂

​

Que las camelias te acompañen,

Carles Caño.

​

PD: No sabía sobre qué escribir esta semana así que me he ido a meditar. Pero justo antes me he repetido tres o cuatro veces esta pregunta: "¿Qué puedo escribir para el mensaje de la lista de correo que publicaré mañana?". Al cabo de poco me ha venido la idea de escribir sobre la meditación y muchos de los conceptos que he compartido contigo. Es un método que uso a veces y en general me va bastante bien.

PD2: Si te ha gustado este mensaje y crees que puede ser útil a alguien que conoces, reenvíaselo, por favor 😉

PD3: Si has recibido este mensaje de alguien conocido y te ha gustado, puedes suscribirte a esta lista de correo aquí.

​


I respect your privacy. Unsubscribe at any time